Noticias
Miercoles 06 de Diciembre, 2017

Misiones del Camino Neocatecumenal

 



De dos en dos sin bolsa ni dinero


Ocho miembros de nuestra comunidad parroquial participaron de esta increíble experiencia misionera de carácter mundial que alcanzó este año la cifra de 1.700.000 misioneros de 100 países, cuyo objetivo fue ir como testigos para anunciar la misericordia de Dios y el perdón de los pecados. En nuestro país, 160 personas llevaron Buena Noticia a las zonas de Iquique, Alto Hospicio, Antofagasta, Rancagua, Los Ángeles, entre otros.

Luz María, miembro de nuestra parroquia, nos contó su experiencia: “Partí con susto (…) me tocó ir con una chica de 25 años y llegamos a Coquimbo con la única seguridad del pasaje de vuelta, la Biblia, el rosario y el salterio. A ver lo que tenía preparado Dios para esa semana”.

Lo primero que tenían que hacer, era buscar un cerro alto en que se viera toda la ciudad, para rezar por ella. Al subir el cerro, que tenía una cruz en la cima, todo se veía sucio y pobre “en ese minuto dudé de todo”, pero ella y su compañera se pusieron a rezar al pie de la cruz y les tocó leer por providencia la lectura que dice “ahí me volvió la paz, supe que Dios estaba ahí y que me iba a proveer lo que necesitaba, y así fue”.

Luz María cuenta que con esta misión se le rompieron muchos prejuicios y se dio cuenta que Dios es mucho más grande de lo que uno puede creer. “Volví muy contenta. Dándome cuenta de que hacer la Voluntad de Dios y estar en oración, fue lo que me tuvo en paz y alegría, que para ser feliz no se necesita nada más”.  

Esta misión se caracteriza en que, al igual que los primeros discípulos, los misioneros no llevan dinero, ni provisiones, ni cartas de presentación (tampoco celulares). Totalmente confiados en el Espíritu Santo, solo llevan la Biblia, la cruz, el breviario y el rosario, para dormir piden acogida en las parroquias para comer y dormir.