Noticias
Viernes 26 de Febrero, 2021

La oración, el ayuno y la penitencia

 



3 prácticas que pueden valer el doble en pandemia


Este es un tiempo difícil para todos, pero como buenos creyentes podemos «sacarle el jugo» a este tiempo especial. Aunque no tengamos mucho ánimo tratemos de ver las cosas con otros ojos. Pensando que de cada situación que Dios nos permite vivir, puede salir algo bueno.

Hoy quiero motivarte a vivir esta Cuaresma siendo consciente de que estando como estamos, tenemos motivos de sobra para ofrecerle a Dios nuestro dolor, nuestra incomodidad o nuestros miedos.

Veamos cómo la oración, el ayuno y la penitencia pueden cargarse de mucho más significado durante esta pandemia:

LA ORACIÓN
Les hago una pregunta: ¿Acaso esta pandemia no está siendo una experiencia de desierto? ¿Por qué lo digo? No solamente por lo difícil, árida y casi sofocante. Sino por todas las privaciones que seguimos teniendo.

No tenemos cines y teatros, no vamos a los estadios o gimnasios. Ya no podemos tener esas reuniones con los amigos que tanto bien nos hacían. Frecuentar los centros comerciales o lugares recreativos es difícil, o por lo menos, siguen teniendo muchas restricciones.

Efectivamente, todo ha cambiado, no podemos armar planes con certeza, todo lo que era tan común hace meses ahora está cargado de incertidumbre.

Tip de Cuaresma:
1- Miremos, en este tiempo de Cuaresma, todas esas restricciones, no como algo negativo, sino como un aliciente para que podamos entrar más en nosotros mismos, en nuestros corazones, ahí dónde nos encontramos de manera especial con Dios.

2- Esforcémonos para que estos 40 días que empiezan sean días especiales de oración. Conscientes de que también nosotros estamos atravesando por un desierto.

3- Busquemos espacios a lo largo del día, para desconectarnos un poco de Netflix, de las redes sociales, de las series o películas. Y destinemos una hora o un momento especial del día para conectarnos en la oración con Dios.

AYUNO Y PENITENCIA
Quiero proponerles algo creativo. En vez de buscar medios diferentes o novedosos a lo que hacemos normalmente en nuestra vida, por qué no miramos la pandemia en sí misma como la oportunidad para vivir el ayuno y penitencia. ¿Cómo así?

Tip de Cuaresma:
1- Es evidente para todos, la cantidad de situaciones que se nos exigen paciencia, sacrificio, renuncias y muchas veces, bastante perdón y generosidad.

2- ¿Para qué buscar algo extra? Hagamos un compromiso de asumir esas situaciones caseras, del día a día, con una actitud positiva, generosa y alegre.

3- ¡Con una sonrisa! Ayunemos de esas caras largas, de las impaciencias y amarguras que podemos generar dentro de nuestro propio hogar. Ayunemos de esas actitudes y hábitos que sabemos son negativos, y muchas veces hieren a los que más queremos.

4- De las actitudes egoístas, en las que esperamos que el otro nos sirva o haga las cosas a nuestro modo. Y que nuestra penitencia sea buscar servir mucho más, antes que ser servidos.

5- Perdonar, antes que estar reclamando el perdón. Hacer ese esfuerzo de amar, antes que estar reclamando el derecho y deber de que se nos ame. ¿Difícil? ¡Sí! pero no imposible si contamos con la ayuda de Dios.

Un último empujoncito
Te propongo algunos ejemplos y te invito a completar la lista según tus necesidades y metas para este tiempo.

— Ofrecerte a lavar los platos

— Barrer y limpiar más seguido

— Despertarte y regalar una sonrisa, aunque no estés muy animado

— No gritar

— No apresurarte a responder con enojo

 ¡Qué esta Cuaresma sea una oportunidad hermosa para cargar la cruz con nuestro Señor! 
 

Fuente: catholic-link.com 
Autor: Pablo Perazzo

 



Av Vitacura 3729, Vitacura, Región Metropolitana
Teléfono: 22 208 1730
E-mail: secretariapinmaculada@iglesia.cl