Noticias
Jueves 04 de Agosto, 2022

"Me acuerdo que era bien simple, sencillo, aunque tenía muy buen humor. Y así fue hasta el último momento en que lo vi”

 



Testimonio de quien conoció al del Padre Hurtado


“Este cura era distinto a todos. Se levantaba todos los días a las cinco de la mañana a leer la Biblia y se acostaba muy tarde. No dormía casi nada haciendo cosas”, rememora Luis Fuentes sobre san Alberto Hurtado. 

Luis es uno de los habitantes más insignes del Hogar de Cristo, pues vive en ese recinto desde que el mismo sacerdote jesuita lo recogió bajo uno de los puentes del río Mapocho. “Eso fue hace 70 años. Yo tenía cinco años. Esa noche nos llevó a 15 niños al hogar que estaba en calle López de Bello en Recoleta. Llegamos 15, pero solo quedamos dos viviendo porque el resto volvió a la calle”, explica Luis sobre el padre Hurtado.

Fuentes es saludado por toda la gente que trabaja en el Hogar de Cristo y él también devuelve el saludo y una que otra broma con sus cercanos. Es una de las pocas personas vivas que compartieron con el santo chileno y sin duda que guarda los mejores recuerdos del sacerdote. “Echaba sus chistes, era muy simpático, demasiado. Jugaba a la pelota, jugaba a las cartas. Jugaba a la brisca, a la escoba, a cualquier juego de cartas. Sabía mucho porque él era abogado”, explica Fuentes, que lo vio prácticamente todos los días hasta que cumplió 15 años. “Eso fue el año 1952, cuando él ya estaba muy enfermo. Me acuerdo que era bien simple, sencillo, aunque tenía muy buen humor. Y así fue hasta el último momento en que lo vi”, detalla.

Fuente: www.periodicoencuentro.cl
Santiago, 05-08-2015




Av Vitacura 3729, Vitacura, Región Metropolitana
Teléfono: 22 208 1730
E-mail: secretariapinmaculada@iglesia.cl